Historia del Acuerdo

El 05 de Noviembre de 1992, durante el desarrollo de la sexta reunión de la Red Operativa de Cooperación Regional de Autoridades Marítimas de Sudamérica, Cuba, México y Panamá (ROCRAM), se aprobó mediante Resolución N° 5 el Acuerdo Latinoamericano sobre Control de Buques por el estado Rector del Puerto, el cual fue suscripto inicialmente por Argentina, Brasil, Colombia, Chile, Ecuador, México, Panamá, Perú, Uruguay y Venezuela, realizándose de esta manera un paso internacional trascendental al constituirse en la primera región emergente en lograr este tipo de acuerdo marco de índole operacional.
 
Progresivamente fueron incorporándose nuevos Estados miembros como lo fue Cuba (1995), Bolivia (2000), Honduras (2001), Guatemala (2012) y República Dominicana (2012) ascendiendo en la actualidad a un total de quince Autoridades Marítimas.
 
Haber signado el Acuerdo de Viña del Mar, nombre con el que se identifica en el mundo entero, reviste importancia singular por establecer las bases para una colaboración más estrecha entre las Autoridades Marítimas a fin de coordinar medidas de supervisión de los buques extranjeros que visitan los puertos de la región, a la luz de las exigencias normadas en los tratados internacionales vigentes sobre seguridad marítima, formación y titulación de las tripulaciones, prevención de la contaminación por los buques de los espacios marítimos y fluviales, y protección marítima.

El espíritu y objetivo principal consiste en el compromiso asumido por las Autoridades Marítimas de la región en mantener un sistema eficaz de inspección a fin de garantizar, sin discriminaciones en cuanto al pabellón, que los buques extranjeros que visitan sus puertos cumplen con las normas establecidas en los Convenios Internacionales.


Su estructura se basa fundamentalmente en el funcionamiento de dos órganos que revisten suma importancia, cuales son el Comité del Acuerdo y la Secretaría, la que a su vez nuclea a un no menos relevante Centro de Información (CIALA).
 
 
 
 
ANTECEDENTES

A pesar de los avances tecnológicos, se siguen produciendo accidentes marítimos, con importantes pérdidas de vidas, bienes y daños al medio ambiente marino, debido entre otras causas; a:

  • Incremento de la antiguedad de las flotas mercantes.
  • Insuficiente mantenimiento del material y equipos.
  • Déficit creciente de tripulaciones experimentadas.
  • Inobservancia de las normas internacionales de seguridad.

Esta situación genera que ciertos buques operen en condiciones deficientes, pues al no cumplir con los estándares exigidos por los convenios de la Organización Marítima Internación navegen de manera insegura y representan un serio riesgo para la seguridad marítima y el medio marino.

A fin de disuadir las operaciones de buques deficientes se decidió incrementar la supervisión por parte de los estados rectores del puerto, impulsándose el establecimiento de acuerdos regionales acorde la resolución 682 de la Organización Marítima Internacional.

Para ello las Autoridades Marítimas de la región adoptaron el Acuerdo Latinoamericano sobre control de buques por el Estado rector del puerto. Este acuerdo fue firmado en Viña del Mar (Chile) el 5 de noviembre de 1992.
 
TEXTO DEL ACUERDO DE VIÑA DEL MAR
 

El Texto Acuerdo de Viña del Mar es el documento oficial en el cual las quince Autoridades Marítimas participantes convienen implantar un sistema armonizado de control de buques por el Estado Rector de Puerto.

El mencionado documento se encuentra en formato PDF y pueden ser descargada del respectivo link que aparece a continuación AVM Texto 2012 e Indice . Complementariamente se disponen de Anexos, los cuales puede obtenerse a través del link

 
 
 
PROCEDIMIENTOS DE INSPECCIÓN
 
La inspección es realizada por personal calificado, autorizado por la Autoridad Marítima. La visita comienza verificando:
 
•        Certificados de Seguridad y Documentos del buque.
 
•        Libros de Registro.
 
•        Documento de Dotación Mínima de Seguridad.
 
•        Certificados de Competencia de la Tripulación.
 
•        Además una inspección general para determinar el estado del buque.
 
•        Si el buque no cuenta con certificados o si existen claros indicios de deficiencias, se realiza una inspección más detallada.
 
Si las deficiencias son riesgosas para la seguridad o el medio ambiente, se retiene al buque, debiendo el Capitán solucionarlas para poder zarpar. También se informa al Estado de Abanderamiento del buque, la medida adoptada.
 
En una inspección con deficiencias se genera una carta de notificación con una numeración identificatoria pudiendo, por intermedio del portal www.acuerdolatino.int.ar, adjuntar las pruebas documentales que respalden la reparación de dichas deficiencias.

 

SIGNIFICADO DEL LOGO DEL ACUERDO
 
Las anclas cruzadas, expresan la simbología internacional de la seguridad marítima. La silueta de color negro de la región latinoamericana, manifiesta el ámbito de aplicación del Acuerdo Latinoamericano.El buque caracteriza el objeto-fin del ejercicio de la Autoridad Rectora del Puerto por parte de las Autoridades Marítimas, procurando la vigencia de buques seguros y ecológicos.Se puede observar además que el navío está ficticiamente amarrado al puerto que vio nacer al Acuerdo de Viña del Mar.